Cerrar

Metodología de la limpieza hospitalaria

¿Cuáles son las zonas de riesgo de infección? ¿Cómo se realiza la desinfección hospitalaria? ¿Qué productos desinfectantes se usan en un hospital?

Tema: METODOLOGÍA DE LA LIMPIEZA HOSPITALARIA

21-Oct-2007 QuimiNet Sector salud, Seguridad Industrial y Protección Personal
hombre-con-muletas.jpg
Foto por: © Getty Images
Hombre con muletas
Aumentar tamaño
Disminuir tamaño

Según el grado de higiene de cada zona del hospital, que va asociado al riesgo de infección, podemos dividir el centro hospitalario en tres tipos de zonas:

- Zonas de Alto Riesgo: Unidades de cuidados intensivos, unidades de vigilancia intensiva, quirófanos, antesalas a los quirófanos, zonas de hemodiálisis, etcétera. Estas zonas deben ser limpiadas y desinfectadas en su totalidad de manera escrupulosa y con una frecuencia muy alta. En estas zonas la limpieza y desinfección debe ser total, con periodicidad de varias veces al día (o tras operaciones, curas, etc.).
- Zonas de Riesgo Medio: Cocina, vestuarios, duchas, piscinas, habitaciones de pacientes, salas de descanso y tratamiento, consultas, etc. Sanitización. Limpieza especialmente cuidadosa con higienizante o desinfectante.
- Zonas de Bajo Riesgo: Oficinas, pasillos, halls y escaleras, ascensores, etc. Limpieza eficiente y profesional. A cada una de estas tres zonas se aplicará una metodología de limpieza específica, tal y como se explica en el apartado "Métodos de Limpieza".

La desinfección hospitalaria

La desinfección a través de la limpieza de una superficie tiene como finalidad el combatir las infecciones aerobias y concretamente, las que tienen su origen en el polvo.

Las superficies con las que los pacientes están en contacto pueden convertirse en verdaderos focos de microorganismos patógenos. Una limpieza frecuente (al menos una vez al día) y desinfección de las superficies es esencial para reducir la diseminación de dichos gérmenes.

La importancia práctica de la descontaminación de las superficies debe ser examinada en relación directa con su proximidad al paciente.

Las mesillas, timbres, cuarto de baño (bidé, lavabo, WC, etc.) son superficies que requieren una atención especial. En un hospital se habla mucho de desinfección, pero no se tiene una idea muy clara de lo que esto significa. Debemos saber que antes de aplicar un programa de desinfección se debe haber limpiado adecuadamente las distintas zonas y que ésta debe ser:

- Metódica: Con un plan elaborado previamente.
- Científica: Con el fin de utilizar los métodos apropiados según las características del germen a destruir.
- Completa: Pero no uniforme, utilizando el desinfectante adecuado según la zona a limpiar: Alto, medio o bajo riesgo.

La limpieza limita el crecimiento microbiano pero no elimina el riesgo de una infección, sin embargo, sí es indispensable antes de proceder a la desinfección.
La función fundamental de la limpieza es la de romper los mecanismos de transmisión con el fin de reducir el riesgo de infecciones.

Los productos desinfectantes serán los encargados el reducir al mínimo los gérmenes presentes. Se dividen en 5 grandes grupos:

1. Tensoactivos: Compuestos creados por el hombre, con propiedades desinfectantes y limpiadoras a la vez, de baja o nula toxicidad, no corrosivo ni irritable, con efecto bactericida prolongado en el tiempo.
2. Halógenos (cloro): Tienen un poder germicida más intenso y su utilización debe realizarse con precauciones ya que son irritantes, corrosivos y su fragancia es desagradable. El más conocido el la lejía, utilizada sobre todo como desinfectante de superficies. Es agresiva y tóxica, por lo que su manipulación debe realizarse con precaución. Actualmente se ha sustituido por productos similares (Cloramina y pastillas de Cloro Activo), aunque su acción oxidante es elevada.
3. Fenoles: Eficaz acción bactericida. Efecto desinfectante y limpiador a la vez.
4. Aldehídos: Muy activo frente a un amplio espectro de bacterias, hongos y virus. Su acción bactericida es lenta, pero no se ve influida negativamente en presencia de otros compuestos como el jabón y las proteínas.
5. Alcoholes: Alcohol etílico, alcohol n-propílico, alcohol isopropílico y alcohol bencílico.

Un desinfectante efectivo debe cumplir los siguientes requisitos:

- Amplio espectro de actividad microbiana (eficacia alta sobre el mayor número de especies).
- Efecto bactericida más que bacterioestático (el producto debe matar las bacterias, no inhibir su multiplicación).
- Efecto fungicida más que fungiestático (el producto debe matar los hongos, no inhibir su desarrollo).
- Efecto esporicida y viricida
- Acción inmediata y de larga duración (remanencia).
- Inocuidad y seguridad de uso
- Olor débil y agradable y poder penetrante

Si desea contactar a proveedores de desinfectantes para uso hospitalario haga click aquí

Agregar comentarios sobre este artículo

Comentarios del articulo

Regístrese para obtener nuestro Boletín Industrial QuimiNews en su Email
Empresas Morosas Contamex
Índice A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z 0-9 Otros
Regístrese Gratis
Oficina Matriz México: México, Estados Unidos, Canada, España, Centroamérica, Caribe, Resto del Mundo. Av. Insurgentes Sur 553 - 7o Piso, Col. Escandón. 11800 México D.F.

Oficina Comunidad Andina:
Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador, Bolivia. Oficina Mercosur: Argentina, Chile, Brasil, Paraguay, Uruguay.

Copyright © 2000 - 2014
Políticas de uso Reportar Errores a QuimiNet.com