Cerrar

El trabajador compulsivo-La adicción al trabajo

¿Quién es el trabajador compulsivo? ¿Qué características tiene el trabajador compulsivo? ¿Por qué un trabajador se hace adicto al trabajo? ¿Cómo puede evitar el trabajador ser adicto al trabajo?

Tema: El trabajador compulsivo-La adicción al trabajo

15-Jun-2011 El Espectador Tips de Recursos humanos
carga-de-trabajo.jpg
Foto por: © Getty Images
Carga de trabajo
Aumentar tamaño
Disminuir tamaño

Por Luz Azul luz_azul.jpg

Ser trabajador es una virtud muy buena en la vida, pero ser un trabajador compulsivo, adicto al trabajo, no es sano y representa un grave problema grande que, con el paso del tiempo, repercute en la persona en muchos ámbitos de su vida.

La adicción al trabajo no solo representa un riesgo para el trabajador, sino para la empresa también, ya que finalmente la persona se convierte en un adicto y en un riesgo psicosocial.

¿Quién es el trabajador compulsivo?

El adicto al trabajo es aquel que dedica más tiempo al trabajo de lo que es exigido por las circunstancias. Pero además, no sólo es una cuestión cuantitativa de horas de dedicación, sino cualitativa, aquellas personas que hacen del trabajo el núcleo central de su vida, hasta el punto de desdeñar otras actividades y de no ser capaces de tener otros intereses.

¿Qué características tiene el trabajador compulsivo?

Para los adictos, el valor del trabajo es superior a las relaciones con compañeros, amigos y familiares. Esta obsesión por asumir más y más tareas, genera conflictos entre los trabajadores y en la organización.
Una característica muy particular de la adicción al trabajo, a diferencia de otras adicciones, es que se alaba y recompensa a la gente por trabajar en exceso, esto casi nunca sucede con otras adicciones, pero es dependiente emocional, mental y físicamente del trabajo.

  • La actividad se convierte en una idea obsesiva, ocupando la mayor parte de la vida del trabajador.
  • El trabajador no reconoce que tiene un problema, siendo la familia quien lo detecta, debido al exceso de tiempo que dedica al trabajo y que resta a la familia y esta acaba creando un tipo de vida al margen del adicto.
  • La necesidad de reconocimiento social de su trabajo.
  • Son perfeccionistas y con baja autoestima. No les gusta trabajar en equipo, prefieren trabajar solos.
  • Anhelan tener poder aunque su motivación no es sólo esa. La mayoría de los adictos al trabajo son personas con un puesto de responsabilidad y con posibilidades de ascenso. Pero, también los hay que no tienen un cargo de gran nivel ni oportunidades para mejorar o cambiar de situación. En general, podemos decir que utilizan el trabajo como refugio para escapar de otros problemas.

Son narcisistas, cuando alcanzan puestos con poder se deshumanizan, no tienen en cuenta los sentimientos de los demás o el compañerismo a la hora de trabajar y esperan que sus subordinados cumplan un horario laboral similar al de ellos. Son muy exigentes con ellos mismos y con los demás. Además las características más destacables de los adictos son:

  • Sentir preocupaciones agobiantes durante el fin de semana.
  • Ser incapaz para tomarse vacaciones o descansar.
  • Sentir la imposibilidad de abandonar al final de la jornada un trabajo inacabado.
  • Ponerse nuevos trabajos para realizar en los periodos de descanso.
  • Ser incapaz de rechazar ofertas de trabajo adicional.
  • Experimentar que el tiempo pasa muy rápido cuando se trabaja. Mirar impaciente el reloj.
  • Ser exigente y competitivo en cualquier actividad.
  • Ser acusado por los familiares y amigos de que dedica más tiempo al trabajo que a ellos.
  • Experimentar cansancio e irritabilidad si no se trabaja durante los fines de semana.
  • Quedarse el último en la empresa.
  • No delegar y realizar o supervisar todo personalmente.
  • Limitar las lecturas a temas laborales.
  • Tener problemas para relajarse.Trabajar con tensión.
  • Comunicarse mejor en la empresa que fuera de ella.
  • Distanciarse afectiva y socialmente.
  • Tener sentimiento de culpabilidad. Tener un nivel de ansiedad elevado.
  • Tener necesidad de admiración y obediencia de los demás.
  • Carecer de motivación económica.
  • Ser incapaz para desconectar de su actividad laboral.

¿Por qué un trabajador se hace adicto al trabajo?

Presentamos varios de los motivos más importantes por los cuales una persona se hace adicta al trabajo:

  • Las presiones económicas familiares.
  • El temor a perder el trabajo.
  • La enorme competitividad que existe en el mercado laboral, en donde es más valorado el que lo deja todo por el trabajo, que el que cumple sólo con su horario.
  • La fuerte necesidad de conseguir el éxito y el puesto deseado.
  • La incapacidad para negarse ante un jefe sobre peticiones que pueden bien posponerse para el día siguiente.
  • El temor a los jefes prepotentes, exigentes y que amenazan constantemente al trabajador con perder su empleo.
  • La falta de organización, que permite la acumulación y sobresaturación del trabajo.
  • El ambiente familiar problemático que hace que el trabajador no quiera llegar a casa.
  • La ambición excesiva por el poder, el dinero y el prestigio.
  • La incapacidad para establecer prioridades.
  • La falta de afectos personales que se suplen con el trabajo.
  • La educación familiar que impone a los hombres el cumplir con el rol de proveedor de su familia.
  • La presión de muchas mujeres cuya meta es solamente el sacar adelante a los hijos.
  • La presión de la sociedad para que los hijos sean independientes.

¿Cómo se puede evitar el trabajador ser adicto al trabajo?

Todo trabajador tiene que tener en cuenta que:

  • Hay una gran cantidad de cosas para disfrutar, no sólo el trabajo.
  • En las tareas laborales es importante y necesario delegar.
  • La jornada laboral es de ocho horas.
  • El trabajo para realizar en casa debe ser la excepción.
  • Además, el abordaje psicoterapéutico de la adicción al trabajo deberá realizarse con el mismo esquema que cualquier otra adicción, para recobrar el equilibrio laboral y personal en su vida.
  • Marcarse un horario de trabajo. Solo es cumplir con el horario laboral y en ocasiones quizá invertir una hora más, para terminar.
  • No llevarse trabajo a casa. Llevarse la oficina a casa es de las peores cosas que se pueden hacer, pues es como seguir en la oficina, solo hubo un cambio de lugar.
  • Hacer un balance entre la persona y el trabajador. Aquí entra la vida personal, analizar la importancia de la familia, las amistades, el desarrollo personal, espiritual, físico y el lugar que el trabajo tiene en la vida, dentro de todo este esquema de cosas.

El trabajo dignifica la vida es cierto, pero no es la vida, es parte de ella, por medio de él se consigue el sustento en el mundo, el aprendizaje, la práctica de las cosas, un desarrollo físico y mental, emocional también, pero no es el todo, el trabajo es parte de ese todo. Es extraordinario cuando se disfruta y se conjuga con los otros puntos importantes de la vida de una persona, la familia, las amistades. Nada con exceso, todo con medida. 

Agregar comentarios sobre este artículo

Regístrese para obtener nuestro Boletín Industrial QuimiNews en su Email
Empresas Morosas Contamex
Índice A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z 0-9 Otros
Regístrese Gratis
Oficina Matriz México: México, Estados Unidos, Canada, España, Centroamérica, Caribe, Resto del Mundo. Av. Insurgentes Sur 553 - 7o Piso, Col. Escandón. 11800 México D.F.

Oficina Comunidad Andina:
Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador, Bolivia. Oficina Mercosur: Argentina, Chile, Brasil, Paraguay, Uruguay.

Copyright © 2000 - 2014
Políticas de uso Reportar Errores a QuimiNet.com